26 septiembre 2009

Los franceses

Con un poco de retraso, pero también con un poco más de calma, me pongo a escribir un poquito sobre las impresiones y reflexiones que me ha producido el viaje a Francia que hicimos este verano.
En primer lugar quiero decir que me ha gustado mucho y que me he quedado con ganas de más, que el país es precioso, y París bien vale una misa. De todas formas creo que hicimos un viaje excesivamente cargado de lugares a visitar y un poco falto de cervezas y terrazas para detenerse a contemplar ... pero son las cosas del "poyaque" (poyaque estamos aquí, no nos vamos a ir sin ver X).
Lo que más me ha gustado son los franceses, aunque parezca mentira. No me he encontrado nadie que corresponda con los tópicos que circulan por ahí, que los describen como altivos, chulos y prepotentes. Todo el mundo, desde los cajeros y cajeras de los supermercados, hasta la gente de las cabinas de las autopistas, siempre ponían el "bon jour" y el "mercy" en cada frase; y todo el mundo fue comprensivo con nuestro torpe francés (el mío el que más) ... salvo una señora en una crepería en Montmartre, pero ese ha sido un caso aislado. De verdad me parecía increíble que una persona que se pasa 6 horas en una cabina de Autopista, cobrando, sea incansable en repetir, seguro que al menos, varios cientos de veces al día la conversación cortés del "buenos días, son 2 euros, gracias y buen viaje" ... en España es hasta raro que te contesten los buenos días los compañeros del trabajo. Reconozco que soy un pesado que entra todas las mañanas diciendo buenos días a todo el que me encuentro, especialmente a los que no me contestan, y por eso me llamó la atención lo educados que han sido todas las personas con las que he hablado en Francia.
Por otro lado también me llamó la atención la buena "forma" en general de la gente ... era muy raro ver gente obesa, ya fuera en las ciudades o en las zonas rurales. Al contrario de lo que nos ocurre aquí, donde cada vez estamos más gordos y peor alimentados, me llamó la atención que una mayoría de la gente, de todas las edades y extracciones sociales, estaba en un peso razonable, y era muy raro ver a gente rellenita (como últimamente estamos todos aquí). Eso indica una cultura generalizada de comer bien en el sentido exacto de la expresión, y no en el sentido que le damos en español, donde comer bien es sinónimo de comer mucho ... será cosa de que aquí se ha pasado mucha hambre incluso en las épocas de gloria.
Son dos detalles de buena educación, pero el más espectacular es el último. Uno de los días que visitamos París era el mismo en que se celebró en España el entierro de los dos Guardias Civiles asesinados por ETA. Pues bien, en la catedral, Notre Dame, había una capilla con una bandera española, unas fotos de los Guardias Civiles y un libro para firmar condolencias, mientras el Obispo de París daba la misa del sábado por la tarde. Notre Dame, que está a menos de 500 metros del Tribunal Correccional de París, donde vemos en los telediarios juzgar a los etarras; Notre Dame, la catedral de la capital del país del que más ha dudado de su actitud contra ETA; y hacen lo que no somos capaces de hacer en España.
Por cierto, en Francia, el país que inventó el laicismo, no tuvimos que pagar ni un euro para visitar ninguna catedral -y vimos unas cuantas Notre Dames, la de Reims, la de Amiens, la de Laón, la de San Quintín, la de Soisson, la Chartres y por supuesto la de París ... creo que se me escapa alguna-, y muchas de ellas estaban siendo restauradas por el Estado ... a ver si aprendemos aquí, el Estado y la Conferencia Episcopal.
Siempre me gustó Francia, en teoría, pero he tenido una ración de 15 días de afrancesamiento y quiero más ... vive la France!
Os dejo una foto de la tumba de Descartes en Sant Germain des Pres.

5 comentarios:

javier ruiz dijo...

Te equivocas: los franceses son malísimos. (Es que estoy acabando Guerra y Paz y Tolstói no se anda con tonterías).
¿Porqué no unos artículos temáticos sobre el viaje? bares, carácter, comida, etc.... A mí me gustaría leerlos :-)

Miguel Pineda dijo...

En el Facebook he puesto algunas fotillos de las cientos que hicimos.
Bueno, en cuanto tenga tiempo iré poniendo algunas cosillas mas del viaje. Pero de verdad, que con la fama de los franceses en España, yo me quedé muy sorprendido. Los 100.000 hijos de San Luis serían unos cabrones, pero los franceses de ahora mismo son muy, pero que muy educados.
Sólo vi algún mal gesto cuando intenté explicarme en Inglés en vista de que mi inexistente francés era insuficiente ... preferían seguirme en español al inglés.
Por cierto se demuestra que sigues siendo el "único lector conocido de este blog" (no me contestaste el último correo)

Francisco dijo...

Envidia es poco, siempre he querido vivir en Francia y en un futuro no muy lejano me iré pá ya.
Ahora que lo dices, poca gente me responde cuando digo los buenos días, (sólo los amigos que me conocen y saben lo ``jartible´´ que soy jajajajaja)

javier ruiz dijo...

Eh, ahí hay otro lector. Tengamos cuidado con lo que decimos. :-DD
Si no te he contestado al correo ha sido por despiste o porque no me ha llegado. :-(
Actualizas el blog casi menos que yo, que lo sepas.
Te respondo hoy porque he cambiado de lector de rss de un p. vez y ya veo los comentarios y esas cosas. Te lo recomiendo: el Akregator es de kde pero en gnome va perfecto. Si sigues más de cien blogs como yo, es muy útil.

Miguel Pineda dijo...

Tranquilo! es un alumno de esos que ya no quedan ... lee y todo -y no escribe mal- ... o sea, puedes hablar con confianza, Javi